MEDITANGO
artista: mariana coggiola
duración ☞ 10′

“EL TANGO ES UN PENSAMIENTO TRISTE QUE SE BAILA” — DISCÉPOLO

Meditango intenciona evocar un paralelismo evidente entre las esencias del tango y del pole dance. Llevando el mismo nombre que la canción de Piazzolla, la acción suma al concepto híbrido de la obra el movimiento en tensión vertical y la alusión a la fantasmata de Domenico da Piacenza.

La meditación se sitúa entre dos polos: la concentración y la contemplación. El tango es brusco, categórico y grave, cargado de tensión y memoria. El pole dance es, fundamentalmente, una danza de contracción muscular compuesta por posiciones estáticas y giros.

Domenico enumera seis elementos clave del arte de la danza: métrica, memoria, comportamiento, ruta, apariencia y fantasmata. El filósofo Agamben define la fantasmata de Domenico como una parada repentina entre dos movimientos, contrayendo virtualmente en su propia tensión interna la medida y la memoria de toda la serie coreográfica.

Para Domenico, la danza es una operación llevada a cabo esencialmente por la memoria, una composición de fantasmas en una serie ordenada temporal y espacialmente. El lugar de la danza, de acuerdo con Agamben, no es en el cuerpo y en su movimiento, pero en la imagen, como pausa no inmóvil, unión de memoria y energía dinámica. La memoria , en este sentido, no es posible sin una imagen (fantasma), que es una representación de la sensación o del pensamiento. Agamben señala que la imagen mnemónica, auxiliar de la memoria, está siempre cargada con una energía que tiene la capacidad de mover y perturbar el cuerpo.

En el caso del cuerpo del bailarín, una temporalidad provisional produce una otra temporalidad provisional. Él se constituye de acuerdo con los elementos que lo hace y deshace, transformándolo sin cessar. Se trata de un conjunto de elementos heterogéneos que se reencuentran y se interfieren, con el cuerpo y por el cuerpo. Detenido en el instante, la parada súbita entre dos movimientos según la definición de fantasmata de Agamben enuncia siempre un hecho por venir y, por lo tanto, ausente. Como no fue visto, se convirtió en imaginación (fantasma), espacio de la imagen que abre el pasaje desde el interior hacia el exterior.

“Esto significa que la esencia de la danza no es más el movimiento – pero el tiempo.” – Agamben (extractos acerca de Fantasmata obtenidos en la Revista Passagens y escritos por Rosa Cristina Primo Gadelha, doctora en Sociología por la UFC).

AVAV [ 30] Havana (12ª Bienal de La Habana) 28, 29 e 30 de maio das 19h30 às 23h Centro Cultural Bertolt Brecht Calle 13 Esq. a I, el Vedado, Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana. CUBA